Potenciar emprendimientos e innovación es la misión que tiene  MentorINN, por esta razón desde hace tres año ejecutan el Proyecta Potencia, un trabajo colaborativo con Cowork Chillán, Centro de Negocios, Cowork Working Place, Universidad Adventista de Chile, Universidad Católica de la Santísima Concepción, Fundación Ciudad Creativa, ONG Inglobal, Incuba UdeC y financiado por Corfo.

Este proyecto busca el  fortalecimiento del ecosistema de emprendimiento e innovación en Ñuble, a través de procesos de mentoría one to one, ejecución de mesas de trabajo, salas de capacitación y talleres formativos, trabajando metódicamente con emprendedores, servicios públicos, sector privado y la Academia, con el fin de robustecer la inversión y las oportunidades para nuestras pequeñas y medianas empresas.

 

Stephan Elgart es el Director del proyecto Potencia Cowork Chillán, quien comenta la buena alianza realizada con la red de mentores de CIDERE,  “estoy muy contento del trabajo que hemos realizado en conjunto con MentorINN, ya que nos hemos sabido potenciar, y el gran beneficiario de esta alianza, ha sido el ecosistema de emprendimiento e innovación de Ñuble, esperamos que Corfo siga incentivando iniciativas como la nuestra” comentó Stephan. 

Por otra parte, desde Working Place Chillán, también están contribuyendo junto con MentorINN  e IncubaUdeC, a fortalecer la red de emprendedores de Ñuble, así nos comenta Johana Fernández, Directora Ejecutiva del Potencia Asociativo Working Place Chillán.

“Buscamos  potenciar ideas de negocio de emprendimiento en etapa temprana como a empresas ya formalizadas, a través de programas diseñados específicamente para la necesidad regional. Evaluamos estos casi tres años de trabajo, positivamente, y esperamos continuar con el impacto en la región”, afirmó Johana.

Elsa Opazo es una de las beneficiadas con este proyecto, en plena pandemia decidió comenzar con su negocio de calzados, y a pesar de tener experiencia, nos cuenta que no fue fácil emprender, pero que gracias a las mentorías no solo logró ayuda, sino que también compañía.

“Estaba como una veleta apuntando a cualquier dirección, se veía mal el panorama, necesitaba ayuda, entré al programa de mentoría con la idea de aprender, pero más que aprender encontré compañía, me tomaron mentores, personas con experiencia y mucho conocimiento y fijaron mi timón, sacaron lo mejor de mí y me pusieron en el camino correcto, mi empresa fijó un norte y empezó a producir, a tomar colaboradores, a poner en práctica lo aprendido y tomar todas las oportunidades que aparecieron, conocer emprendedores y mi perspectiva cambió”.

 En total son 190 mentores quienes con su conocimiento y experiencia colaboran con el fortalecimiento de la inversión y oportunidades de pequeñas y medianas empresas de la región. Una de esas mentoras es Lorena Barra, ingeniera agrónoma y Dra. Líder del Grupo de especialidad Recursos Genéticos INIA Quilamapu.

Lorena, afirma que con esta experiencia es ella quien día a día aprende de los emprendedores. “Para mí ha sido una experiencia buenísima, a través de este programa he podido conocer a varios emprendedores, ponerme en su situación y entender sus dificultades. Este conocimiento me ha hecho crecer como persona, debido a que realizar mentorías implica un co-aprendizaje. En cada mentoría en la que he participado he visto como los emprendedores escuchan las sugerencias y se comprometen a realizar actividades que van en beneficio de sus emprendimientos. Es necesario seguir apoyando estas iniciativas de colaboración, para aumentar la oferta de transferencia de conocimientos que pueden ser de mucha utilidad para los emprendedores de la región”.